Junio 2024
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Doña Nicolasa Nieto, la abuela de 90 años que sueña con conocer Las Termas del Quicho en Serrezuela

A poco mas de 200 kms de Córdoba Capital, a la vera de la ruta 38 en el norte de la provincia, se encuentra la localidad de Serrezuela. 

 Una mezcla de viejas edificaciones que parecen detener el tiempo y modernas construcciones que demuestran el sostenido progreso que viene teniendo este sector del departamento de Cruz del Eje, se nos presenta ni bien ingresamos a la localidad. 

La idiosincracia de su gente, sus costumbres y su buena predisposicion para recibir a los visitantes, son características sobresalientes de este sector.

Y de las miles de historias que podemos contar de este lugar, rescatamos la de Doña Nicolasa del Carmen Nieto, una abuela de 90 años recién cumplidos, que dejó estas tierras allá por el año 1975, pero añora con volver a sentir el aire serrezolano en su piel. 

Fue testigo del crecimiento del pueblo, gracias al ferrocarríl, la extracción del Quarzo y los aserraderos, entre otras actividades. 

Junto a otros vecinos ayudaron a construír la Capilla de San Pedro, que le dió nombre al barrio donde ella vivió por aquellos años.

“Estoy muy agradecida porque me ayudó mucho San Pedro” recuerda la nona.

“Eduardo Puerta tenia negocio y yo compraba ahí, la verdulería de Manuel Arado, el señor Elías que fue muy bueno con nosotros” siguió recordando.

Nos contó del clima y su influencia en alguna característica que esto genera en los lugareños: “Siempre hay mucho viento, por eso la gente es muy cara arrugada, por el viento que viene de la sierra.” 

Pero uno de sus anhelos es conocer Las Termas del Quicho. Estas comenzaron a brotar a comienzos de la decada del 80, y ella no las alcanzo a ver,  “Yo cuando estuve acá, recién se supo que reventaron las aguas de las termas, las conozco por televisión nomás, pero quisiera conocerlas algún día, cuando esté bien de la pierna voy a ir a conocerlas”

Les dejó un saludo a todos los serrezolanos “Los saludo a toda la gente de Serrezuela que ha sido muy buena conmigo, a mis amistades, a mis parientes, que todos anden bien, un beso grande y un abrazo grande para todos”

Por ultimo sentenció “Me he olvidado de decirles una cosa, que tengo 90 años, y pienso vivir hasta los 120 años.” 

La nota completa a continuación.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram