Febrero 2024
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Ángel El Negro Videla: "Los cantantes de hoy tienen poca personalidad, se imitan entre ellos"

El cuarteto es la expresión musical más popular de Córdoba, y se ha expandido desde hace ya muchos años al resto del país con mucho éxito y repercusión. Y de todos sus exponentes, hubo uno que generó un cambio, tanto en la música como en sus estrategias para conquistar el mercado de ese entonces. Incorporó instrumentos eléctricos, de viento y percusión, revolucionando al cuarteto, que por aquellos años tenia formación original que implicaba piano, bajo, acordeón y violín, y se nutría y mezclaba con ritmos como el pasodoble, y la ranchera.  Este grupo se llamó Chebere. Y uno de sus pilares fundamentales fue Ángel El Negro Videla, primero arreglador y pianista y luego poniéndole su voz a la parte tropical del grupo, tarea que llevó a cabo con una particular forma de cantar,  tan característica que fue referente para muchos artistas que fueron surgiendo a partir de su irrupción en el mundo del cuarteto.

A comienzos de los 90 se separó del grupo y emprendió su carrera como solista, llevando su música a todo el país. Inclusive radicándose un tiempo en los Estados Unidos, convirtiéndose en el primer artista cuartetero en grabar allí , de la mano del recientemente fallecido Johny Ventura. El cuarteto también se benefició de esta experiencia, dado que incorporó instrumentos como la tambora y la güira, algo que hoy en día es casi fundamental en la sección percusiva de cualquier banda, la inclusión de cuatro dominicanos, entre ellos, Jean Carlos y la performance de dos coreógrafas que también se desempeñaban en los coros.

 Hoy, con la vigencia intacta, continúa  desplegando todo su carisma con la misma calidad artística de siempre. En diálogo con Entretenimientos Córdoba, indagamos sobre sus comienzos con Chebere y en cómo ve al cuarteto actual.

¿Cuando se formó la banda, siempre tu rol fue el de arreglador musical o eso se fue dando un poco con el tiempo?

Cuando se formó la banda, cada uno tenía un rol. Unos se dedicaban a la parte de la publicidad, otros a la venta de la banda, a la parte financiera, y a mí me tocó la parte musical. Comencé haciendo los arreglos, elegía los temas, programaba los ensayos, todo eso me correspondía a mí. Y después de a poco  realicé la producción de los discos. Los lunes nos juntábamos y decidíamos entre todos sobre todos los aspectos de la banda, cada uno tenía un rol, pero decidíamos entre todos después.

 ¿Cuándo y en qué circunstancias empezaron a incorporar instrumentos como la batería, la guitarra, los caños, que no eran característicos de la movida cuartetera de aquellos años?

 Fue idea mía. Pensaba todo el día que cosas nuevas podíamos incorporar para hacer algo distinto en la parte musical. Lo tiraba sobre la mesa de reunión y aprobamos la idea de incorporar estos instrumentos.  Lo primero que incorporamos distinto fue un coro de cuatro chicas. La sacamos del coro polifónico que tenía un grupo que se llamaba “Grupo Azul”, cantaban bárbaro, el director era el maestro De La Vega. Después incorporamos la batería, pero al principio sólo en los discos. Cuando la llevamos a los vivos, ahí empezó a armarse la banda grande. Luego vinieron las trompetas, incorporamos dos trompetas, la guitarra eléctrica, la percusión cuando empezamos con la parte tropical, así que de a poquito fuimos incorporando todo, esa fue la idea.

Sin dudas esto provocó un quiebre en la música de cuarteto. ¿Vos te crees  el autor intelectual de eso?

No sé si el autor intelectual, (se ríe), porque no sólo se impuso la música, fue un combo, en cuanto a la ropa fuimos distintos, la organización del grupo en general, cambió la historia. Lo que más percibe la gente es la música, pero cambió en todo, hay un antes y un después en el cuarteto después de Chebere sin duda alguna.

Negro, al principio vos no cantabas, pero cuando lo hiciste creaste un estilo que después muchos comenzaron a imitar. ¿Vos en quién te inspiraste, quién era tu referente?

No cantaba, hacía coros, una tercerita al cantante, por ahí cantaba en los bailes para hacerle la gamba, para que descansen un poco los cantantes, como habia que hacer cuatro selecciones, decidíamos que tenía que cantar un poco para ayudarlos a ellos. Cantaba tropical, y algo de rancheras y pasodobles. Y después comencé a cantar porque estábamos probando un tema para Pelusa, y me terminó diciendo que lo haga yo porque me salía mejor, y terminó siendo el éxito del disco, el tema “Mil años.” Ahí comencé a preocuparme más por el canto. Tengo varios referentes. Me gustaba un cantante que tenía La Sonora Palacios, una sonora muy buena de música tropical chilena.  Y Rubén Blades, Willy Colón, todos esos fueron mis referentes.

Estando al frente de las desiciones musicales del grupo, te habrá tocado la tarea de audicionar posibles cantantes. ¿Tuviste mas errores o aciertos en esto de las audiciones?

Sí, yo estaba a cargo de hacerle las pruebas a los posibles cantantes, los llevaba a mi casa, y ahí con el piano los probaba, y veía cual me gustaba más. Después el que me gustaba lo llevaba al ensayo. Nunca pusimos un aviso que necesitábamos cantantes. Era por referencias o alguno que yo conocía y me gustaba. Elegía dos o tres que me gustaban y después elegíamos entre todos. Aparte de ser buen cantante, teníamos en cuenta que sea distinto, que tuviera personalidad y después nos fijábamos como persona, si se podía adaptar al grupo. Tuvimos algunos errores se podría decir, pero casi siempre aciertos. El gran error que tuve, que siempre lo recuerdo, cuando le dije que no a Gary. Queríamos darle un toque de rock y pop al grupo y apareció Gary, que yo sabía que era un buen cantante, ya lo había visto. Le dije que se vaya a probar y apareció cantando una canción de Nino Bravo, creo que fue “Cartas amarillas”, entonces no me gustó mucho. También estaba en el banco Fernando (Bladys) que lo estábamos probando. Y como era mas rockero, me gustó más. Pero fue una equivocación, porque tendría que haberlo dejado a los dos. Pero bueno, Gary siempre recordaba la vez que le dije que no.

Negro, contanos un poco, ¿cómo y cuándo nació el famoso “Oho mami”?

El Oho mami surgió en los bailes , cuándo uno va cantando se le ocurren cosas. Cuando pasaba una chica linda le decia “mami”, le ponía voz grave que es mas seductora. Y por otro lado decíamos en alguna parte “oho”, “eso”, hasta que los junté, y quedó “oho mami”, pero salió sin querer esa muletilla.

¿El cuarteto actual te gusta, que te parece, cuál es tu visión?

Me gusta, no me parece que haya tantos cambios como el que hicimos con Chebere. Me gustaría que haya algún cambio tremendo en la parte musical, porque todavía siguen haciendo los mismos arreglos, las mismas cosas, es muy poquito lo que ha cambiado, muy poquito.

¿Hoy cualquiera canta entonces?

Hay cantantes con muy poca personalidad, lo que veo es eso. Antes había cantantes con muchísima personalidad, nadie se imitaba. Hoy uno es parecido al otro, no salen cantantes como antes, no se porque. Yo le echo la culpa a la comunicación, en un instante prendes una compu, o el celular y escuchas todo el día música, y de tanto escuchar y escuchar se te pegan las formas de cantar, como interpretar las canciones. Lo mismo pasa en el fútbol o en la política, no hay tanta personalidad como había antes.

El Negro Videla hizo a Chebere o Chebere hizo al Negro Videla?

Creo que Chebere me hizo a mi. Le debo lo que tengo, ellos me dieron la oportunidad de hacerme, de formarme y así elaboré mi estilo, pero si no fuera por Chebere quizás no lo hubiera podido hacer. Asi que la respuesta es: “Chebere hizo al Negro Videla”

A continuación escuchá la nota completa.

Informe: Ivana Ferrucci

Edición: Edgar van  Vazquez

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram