Abril 2024
Previous slide
Next slide

Suspenden juicio porque el acusado no paraba de maullar

Sucedió en Mendoza, y el acusado en cuestión es un ciudadano israelí de nombre Gilad Pereg, que está acusado de los asesinatos de su madre y de su tía cometidos en enero de 2019.

El informe del psiquiatra forense dice que el acusado “está loco, tiene delirio de transformación corporal y es inimputable”.

El imputado que asegura ser un gato, fue desalojado este martes a la mañana de la sala de audiencias porque no paró de “maullar”, desde que se inició el juicio.

“Señor Gilad Pereg ¿este es su nombre?”, fue la primera pregunta que le formuló la jueza técnica Laura Guajardo, a lo que el acusado respondió: “Miau”.

Acto seguido, la jueza le dijo: “Antes de ingresar yo le advertí que sea en silencio y con decoro, de lo contrario habrá que retirarlo a una sala contigua”, a lo que el imputado volvió a responder con un “miau”.

“Basta señor, por favor. Trasládenlo”, ordenó la magistrada, por lo que Pereg fue retirado de la sala de audiencias por efectivos de la policía provincial y alojado en una habitación contigua.

Tras ello, el fiscal del caso, tomó la palabra en su alegato de apertura y pidió al jurado que no se deje “engatuzar” y que “ladre más fuerte”.

De no ser por el violento hecho por el que es enjuiciado, daría para una comedia, pero la realidad a veces supera a la ficción.

El acusado de matar a su madre, Phyria Saroussy (63), y a su tía, Lily Pereg (54), a quienes enterró en el predio en el que estaba su casa, llegó maullando a la sala de audiencias y no dejó de hacerlo incesantemente hasta que fue desalojado.

Vestido con un short estampado, una remera roja y sandalias, Pereg ingresó poco antes de las 9 al recinto del Polo Judicial de Mendoza, procedente del hospital psiquiátrico El Sauce, donde se encuentra detenido.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide