Abril 2024
Previous slide
Next slide

Flamengo impuso lógica pura

En el mítico Maracaná y por la 2da fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores, el Flamengo se impuso por 3 a 1

Fue victoria del “Fla”, lo más lógico, si se tiene en cuenta el poderío del local, en su cancha, con su gente, y toda la historia y la chapa encima.

Al frente lo esperaba Talleres, con todas las dudas que últimamente acarrea el Matador. 

Sin embargo el trámite, aunque el resultado final diga lo contrario, fue mas parejo de lo que se esperaba. Mientras que el físico le dio, la T propuso mucha intensidad, mucha disputa, mucha lucha, sobre todo en la mitad de la cancha, donde el local nunca se mostró cómodo. 

Pero estos grandes equipos, tienen mucho oficio y talento, y no necesitan de muchas oportunidades para llevar peligro al arco rival, y así, de penal, llegó a desnivelar, cuando nada hacía prever hasta ahí ese resultado.

El 1 a 0 no confundió a Talleres, que empecinado siguió recurriendo a la pelea para emparejar las cosas en el juego, pero, en una gran jugada de Everton Riveiro, el campeón de la edición 2019, elevó el marcador, y pareció que se iba a florear. 

Un par de revolcones de Herrera evitaron el tercer gol, y cuando nada parecía presagiarlo, en una contra bien manejada por Méndez, después de un hermoso taco hacia la entrada de Héctor Fértoli, Talleres su fue a los vestuarios con un esperanzador 2 a 1.

Al comienzo de la segunda etapa, a los pocos minutos, el técnico realizó tres cambios, entraron Valoyes, Martino y Santos. Se retiraron Oliva, Fértoli y un ofuscado Matías Esquivel, demostrando su enojo por el cambio, que a decir verdad, fue un poco exagerado por parte del portugués, que debió haber dejado por lo menos a uno de los dos jugadores que le podían dar algo de fútbol al ataque albiazul.

No obstante, resultó amenazador el andar de Valoyes por la derecha, el pivoteo de Girotti y Santos, entrando y saliendo del área, confundiendo a sus marcadores, y el empuje de Martino por izquierda, que hicieron pensar que tal vez Talleres podía llegar al empate.

El cordobés decidió atacar a cara descubierta, proponiendo un mano a mano permanente, mientras el local, no lograba destrabar a su favor.

Hasta que hizo su presencia nuevamente su capitán, Riveiro, para bajarle el telón al partido, y poner cifras definitivas al encuentro.

Fue lógica pura, pero al local le costó, nunca estuvo cómodo, y de no ser por la extraordinaria clase de sus jugadores, se podría haber complicado.

Por el lado de Talleres, queda el sabor de que propuso, que no se achicó ni ante el rival ni ante el marco de semejante escenario, pero quedó en deuda en lo futbolístico. 

Descansó en la intensidad y en la lucha, hasta que el cuerpo dijo basta, y a esa altura, un gol mas del local no hubiera sonado raro.

La próxima fecha enfrentará en el Kempes a los peruanos de Sporting Cristal, mientras que los cariocas, visitarán a la Universidad Católica de Chile, en una fecha que seguramente empezará a definir el grupo.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
r
Previous slide
Next slide