Abril 2024
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

"La Madriguera" o cómo mirar el interior dulce y melancólico de la adolescencia

 

Este domingo se presentó en el Teatro La Chacarita , la compañía Danza Viva con su espectáculo La Madriguera o cómo escapar hacia adentro. Esta es la cuarta función desde su estreno el pasado 8 de mayo y la excelente noticia es que la obra sigue en cartelera todo el mes de junio.
El  estreno y las primeras tres funciones se realizaron en la sala Cirulaxia Teatro pero por un imponderable sufrido en las instalaciones de este espacio, la cuarta función debió trasladarse a La Chacarita. Para las próximas funciones se avisará con la correspondiente antelación dónde se realizará para que el público de la danza, el teatro y de la cultura de Córdoba pueda disfrutar de esta obra, fruto de la inagotable creación de Cristina Gómez Comini.
En los días previos al estreno, Entretenimientos Córdoba dialogó con Gómez Comini quien explicó cuál fue el disparador de la obra y cómo es la historia “contada y no contada” que se desarrolla en escena.
“Todo es muy metafórico y tiene muchas capas de sentido. No es que vas a ver una historia que tengas que seguir en la obra.  Para nosotros la hay, pero no es que queremos contar la historia de principio a final”, había dicho Gómez Comini.
Lo primero que hay que señalar es que una vez más la coreógrafa nos impacta con su intuición para ver donde nadie ve, para descubrir esos detelles a los que a cualquiera de nosotros se nos pasarían de largo y además para percibir la escencia de lo dulce y melancólico que es la vida adolescente.
La temática central es el encierro adolescente durante la cuarentena más profunda, la del 2020. Y a partir de allí Gómez Comini se adentra en ese mundo adolescente que debió transitar un año vital encerrado. Es casi un oxímoron adolescencia y encierro, porque adolescencia es esencialemnte libertad. Y el encierro hizo estragos en muchos, pero también abrió la puerta a la magia de la vida interior a otros,  a esa magia a la que muchas veces el ruido del mundo no deja vivenciar.
Esta historia, que tiene sutiles pinceladas de Alicia en el País de las Maravillas, que coreográficamente es impactante por la forma de decir desde el cuerpo, se completa de manera perfecta por las actuaciones de los cuatro artistas en escena: Ludmila Cassano, Constanza De Ángeli, Nicolás Giovanna y Lucía Rolón.
Las tres mujeres se formaron en la escuela de formación profesional para bailarines Danza Viva y Giovanna también tuvo parte de su paso formativo allí. Y no es un dato menor, porque cuando el espectador (el domingo la función se realizó a sala llena), asiste a este espectáculo, lo que en realidad está viendo es el fruto de 28 años de vida de la compañía Danza Viva que dirige Gómez Comini.
Se ve una forma de trabajo absolutamente asimiliada por los intérpretes. Hay un lenguaje en el escenario y también una dinámica fuera de escena que hacen esa integralidad que es un artista.
A lo largo de sus creaciones Gómez Comini siempre tuvo la virtud de no ser lineal, sino que entrega su material en capas, en destellos, para que esa pieza que se ve en escena se pueda asimilar, comprender y disfrutar no cómo un pasatiempo solamente, sino como una obra transformadora, que toca las fibras más íntimas del espectador.
Los cuatro intérpretes hacen gala de su técnica dancística y  teatral y tienen ese timing perfecto para pasar de la pasividad a la locura, de la energía desbordante a la calma absoluta.
 La composición coreográfica es tan absolutamente creativa, sin lugares comunes, sin resoluciones porque sí, sino todo lo contrario: el movimiento al detalle, las miradas de los intérpretes son tan trascendentes que por momentos el espectador sentirá que le tocan el alma; y las secuencias de escenas y objetos pensados por una mano maestra.
La música de Raúl Lafuret Pereyra es impactante y llevarla a escena fue también un trabajo de todos los integrantes de Danza Viva y del propio compositor, porque fueron horas escuchando muchas obras de la  vasta produccción de este gran artista cordobés, hasta que se encontraron los sonidos exactos, perfectos para La Madriguera.
Gómez Comini
en diálogo con Entretenimientos Córdoba había expresado el orgullo de trabajar con estas nuevas generaciones de Danza Viva y viendo el resultado en escena no es para menos porque Cassano, De Ángeli, Giovanna y Rolón no bailan, vibran.

 Luisa Heredia

 

Ficha técnica

Obra: “La Madriguera o cómo escapar hacia adentro”.

Dramaturgia y dirección: Cristina Gómez Comini.

Intérpretes: Ludmila Cassano, Constanza De Ángeli, Nicolás Giovanna y Lucía Rolón.


Asistente de Dirección: Lorena Ceraso.

Música: Raúl Lafuret Pereyra.

Diseño y realización de escenografía: Germán Falfán González.

Diseño y realización de vestuario: Lucas Cadelago (Zaino indumentaria).

Diseño de iluminación: Daniel Maffei.

Diseño y realización de Cabezas de animal:  Fernando Airaldo, Mónica Nazar (La Chacarita Teatro)

Prensa y comunicación: Lucila Mazzini.

Realización de tráiler: Art Vandelay Productora.

Cobertura fotográfica: Fabiana Medina.

Diseño Gráfico: Mauro Belmonte.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide