Febrero 2024
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

"El Silencio"  propone un encuentro con el vigor de la danza y de la vida

 

La dupla creadora Cecilia Priotto  y Cipriano Argüello Pitt son los padres artísticos de El Silencio, una obra gestada en el deseo de poner en escena una pieza de danza que partiendo de la idea de La Siesta de u Fauno de Vaslav Nijinsky  pone sobre el tapete la vigorosidad de la danza y la tensión que enfrenta cuando el cuerpo pide calma, habitar el espacio y escuchar qué quiere decir.
El Silencio se estrenó en mayo de 2021 y esta presentación en el Teatro del Libertador es el cierre de un ciclo de rodaje que  llevó esta pieza por un extenso recorrido autogestivo por el interior de Córdoba.
Curiosamente el cierre del ciclo de El Silencio, es el puntapié inicial para la muy probable apertura de un espacio para la danza contemporánea en el Teatro del Libertador con obras de creadores independientes.
Cecilia Priotto es docente de la Tecnicatura en Danza Contemporánea de la Universidad Provincial de  Córdoba, coreógrafa y bailarina. Se formó con varios docentes y en varios campos. Comenzó con la gimnasia artística y luego su interés por bailar contemporáneo la llevó a tomar clases con Emilia Montagnoli y con otros docentes y formadores. También es divulgadora de la danza y tiene un maravilloso texto publicado que realiza un recorrido por los protagonistas de la danza contemporánea en Córdoba desde 1983 hasta bien entrado el nuevo siglo.
Por su parte Cipriano Argüello Pitt es  director teatral, docente universitario e investigador y también uno de los directores de Casa Documenta junto con Gabriela Halac.
En diálgo con Entretenimientos Córdoba, Cecilia Priotto contó de qué se trata El Silencio y también expresó su enorme satisfacción por subir al escenario del Teatro del Libertador.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo se gestó El Silencio?
Cecilia Priotto:
Con Cipriano Argüello Pitt somos cocreadores de El Silencio. Nos conocemos hace muchísimos años, desde la sala Documenta Escénica.  Me dirigió en la obra de teatro Salsipuedes, y siempre hemos mantenido un vínculo de cercanía y de curiosidad por lo que cada uno de nosotros venía haciendo desde la danza y desde el teatro.
Entretenimientos Córdoba: ¿Por qué elegiste este formato unipersonal en escena?
Cecilia Priotto: 
 Yo venía trabajando un formato que fue medio de casualidad, que es este formato de hacer solos de danza y  luego de haber hecho uno que dirigó Ezequiel Rodríguez que fue una versión sobre la Consagración de la Primavera, tuve ganas de probar otra vez este formato que además facilita mucho la producción y la circulación. Entonces teniendo muy en cuenta estos factores, para qué hacer obras que se bailen seis o siete veces y nada más. Con este formato  se puede viajar mucho de manera muy autogestiva.
Entretenimientos Córdoba: Además de ser cocreador, ¿qué aporta a la escena la mirada Cipriano Argüello Pitt?
Cecilia Priotto:
Invité a Cipriano para  que me prestara una mirada más desde el rol de dirección, porque le reconozco en su modo de dirigir, una templanza y una mirada observadora sobre el trabajo de los cuerpos que a veces no se la conoce tanto en el mundo de las clases y los discursos y las teorías o las teorizaciones sobre el teatro, o la metodología o la dramaturgia. En el ensayo le reconozco una condición a él que es la de ser un gran mirador.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo fue la creación de El Silencio?
Cecilia Priotto
: Hay veces que los procesos de danza vinculados al teatro suelen ser como apurados, por la construcción de sentido, por el arribo a una dramaturgia o a una estructura narrativa. Yo sabía y confiaba que en el trabajo mío y de Cipriano íbamos a lograr ese tiempo y esa demora, porque  si bien no lo pensábamos como un trabajo coreográfico formal, tampoco como un trabajo de una bailarina que se va a poner a jugar con el teatro. Entonces allí hubo mucho entendimiento y una recepción muy abierta por parte de Cipriano. Una tarde yo le caigo a su casa  y le digo:  “Pipi quiero trabjar La Siesta de un Fauno (NdR: la obra coroegráfica original es de Nijinsky), porque yo hice este personajito alguna vez en otra obra, dirigida por otro director amigo que no es de Córdoba , Silvio Lang, en un formato distinto porque éramos 20 y pico de personas en escena. A mí me había quedado ese gusto por esa pieza musical (NdR: la música es Preludio a la Siesta de un Fauno de Claude Debussy)  y también por esta cosa medio andrógina que tenía este personaje de Nijinsky y bueno vaya a saber esas razones del deseo. Entonces  yo le propongo retomar este material y con ese objetivo muy claro empezamos a ensayar.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo se combina el trabajo de la coreógrafa con el del dramaturgo?
Cecilia Priotto: El
recorrido ha sido muy interesante porque tanto él como yo hemos decidido en este proceso  ir a lugares muy originarios de nuestros procesos. Cipriano vuelve al ámbito del estudio de los cuerpos, de la corporalidad, no tanto de la dramaturgia o de la reflexión teórica sino volver  desde las prácticas que solíamos hacer. Él vuelve a sus clases de canto y  yo vuelvo a trabajar en cuestiones que son más del orden del butoh, de la exploración improvisada  y ya no tanto desde la técnica que es un ámbito que me ocupa mucho laboralmente y en términos coreográficos venía como muy ocupada en eso. Así que nos metimos en un territorio donde los dos teníamos que volver a navegar por cosas de las que ya teníamos buena cantidad de experiencia pero, ahora la actualizábamos. Y allí surge un poco esta cocina que se dio en mucho tiempo, porque los dos estamos siempre muy ocupados y tal vez los ensayos eran de una sola vez a la semana ,pero cada ensayo era encerrarnos en la sala a ver qué pasaba con la música que sonaba, qué pasaba con la respiración, cómo se componía esta idea o esta imagen del fauno en este cuerpo nuevo, distinto, en relación a la práctica de la dazna que yo podía ofrecer y entonces fue más que todo, detenernos en aquello que iba a pasar en esos ensayos sin la obligación de hacer danza ni de hacer teatro, ni de hacer una cita de .
Entretenimientos Córdoba: Y de esa fragua surge  El Silencio
Cecilia Priotto:
   Metimos todo eso a que se cocinara y bueno ya empezamos a tener una necesidad de otras miradas y empezamos a generar cierta partitura.  Vinieron invitados a ver nuestro ensayo y nos  devolvieron  observaciones y sensaciones. Una vez una invitada nos dijo “Por qué no le dan estatus de obra al movimiento y hacen que disminuya la cantidad de palabras, porque no tienen mucho que ver y es como un sistema forzado en la composición “. Y yo que estaba poniendo el cuerpo había más preponderancia de eso  y bueno ahí dijimos, sí es cierto hay que recortar este material porque asumir la palabra en medio del movimiento se volvía una prótesis, como una obligación. Y ahí fuimos cambiando, renunciando. Yo por un lado renunciando a la idea de la forma en términos de esto se hace de esta manera coreográficamente y dejando que el cuerpo tuviera que hacer su propio proceso en escena como proceso somático. Ponerse a respirar, a construrir el material en vivo, por eso la referencia al butoh nos ha servido mucho. Y por  el lado del teatro, renunciar a la organización a través de la palabra. Ahí creo que empezamos a pensar que la obra se podía llamar El Silencio, porque solamente teníamos que suspender el material que era más identitario de cada uno y permitirle al cuerpo hablar y hay veces que eso es muy parecido al silencio. Y ahí nos metimos.
Entretenimientos Córdoba: ¿Con qué se va a encontrar el espectador en el escenario?
Cecilia Priotto:
Yo y el Pipi (Cipriano Argüello Pitt) lo identificamos como danza, la entendemos como una obra que se vincula al lenguaje corporal y que se vale mucho de los componentes que hacen a un trabajo coreográfico:  intensidades corporales, tiempos, percepciones. Todo esto también pertenece al mundo del teatro pero hay una mnaera  de generar una partitura, o una composición que el Pipi llama dramaturgia y  yo trato de no decirle dramaturgia para que justamente no se espere una obra de teatro  y todos esos problemas que nos dan los nombres y las palabras.  Es una obra de danza que trabaja sobre todo una cita de la obra de Nijinsky con música de Debussy que se vincula al campo histórico de la danza.  Entonces hay un diálogo que tensa mucho la relación en el mundo de la danza y lo que van a ver es un proceso en principio como una reflexión sobre el agotamiento de la vigorosidad de la danza y dejar que el cuerpo empiece a reconstruir desde lo más mínimo del gesto hacia lugares más intensos en relación a un objeto que en este caso es una piedra. Lo que van a ver es una bailarina y una piedra y en esa relación aparece la cita con el Fauno de Nijinsky. Se despliega un cuerpo en una condición bastante andrógina, jugamos mucho sobre la insistencia sobre la piel  y sobre cómo eso puede volverse un paisaje  corriéndose de  la morfología del cuerpo de una mujer o de un hombre. Hay mucha transformación en escena, hay como una obra paisaje también.  Es muy plástica. En ese sentido Sara Sbiroli (diseño de iluminación)  hace un trabajo con las luces que es hermoso, porque es un trabajo que abraza al cuerpo y le da mucha intimidad. Es una obra que trabaja desde un ofrecimiento de una imagen del cuerpo casi total, y para eso Sara hace como una lectura, no el cuidado como un lugar del pudor, sino como un lugar de dejarle ver al espectador de a poco. No es una obra brutal, que te tira un cuerpo encima. Es más bien, como la misma música de Debussy que va abriendo el sonido y tiene como esas notas estiradas en algunos vientos que le dan al universo de la obra una estética un  poco onírica por momentos, entre la luz y el sonido y le van dando al cuerpo el tiempo de que a través de su maniobra muscular, respiratoria, imaginaria, vaya transformándose el cuerpo de una mujer tal vez en un fauno por ejemplo. Entonces es un trabajo que atiende a su propia cita, pero también a una lógica de construcción muy de la carne. Entonces el tiempo, la intimidad, lo micro, lo pequeño, y en esto no hay una promesa de lentitud , no hay una promesa de quietud, soy bastante inquieta en mi danza , hay como una tensión interesante, entre un cuerpo que maneja mucha  intensidad y asumo esa condición como un sello propio y al mismo tiempo un freno de la dirección que me dice “pará, quedate ahí, sentilo, andá de a poco , habitá el espacio”, es medio onírico . Hay mucha imagen.
Entretenimientos Córdoba: Y este cierre del ciclo de la obra El Silencio en el Libertador es algo muy positivo.
Cecilia Priotto:
El Silencio la estrenamos a  principio de mayo en 2021. Estrenamos en la sala Medida por Medida, luego en el  Quinto Deva, La Nave, porque todas las obras volvimos y las salas tenían que repartirse no daban abasto.
Esta última función es un regalo y  queremos que sea para  una comunidad interesada en la danza y para ese otro público que tal vez no llega a las salas independientes porque no es fácil enterarse. Queremos  que vean este  trabajo de un grupo de artistas de Córdoba y asumismo esta tarea como un compromiso y un aporte al campo de la cultura local.
Estamos siempre a cargo de sostener una plataforma de producción bastante a pulmón y  estar en el Libertador ayuda a que se pueda conocer más nuestro trabajo.  Y que otros públicos lleguen.
 Estamos cerrando un ciclo porque también con esta obra fuimos al interior y la mostramos como obra y como práctica de creación para estudios de danza, para escenarios border y abrimos esta red de nuevos espectadores.
En Córdoba tenemos el broche de oro y se muestra el trabajo en la ciudad y en esta función especial que organiza el Área Danza que nos ha convocado como una obra que pretende tal vez ser el inicio de un ciclo de produccione y de muestras, porque hay muchas producciones en la ciudad de Córdoba y no siempre podemos tener la llegada a este Teatro.

Ficha Técnica
En escena: Cecilia Priotto
Dirección: Cipriano Argüello Pitt
Autores: Cecilia Priotto/Cipriano Argüello Pitt
Diseño de Vestuario: Ana Carolina Figueroa
Diseño Sonoro: César de Medeiros
Diseño Lumínico: Sara Sbiroli
Asistencia Coreográfica: Florencia Stalldecker
Foto y Diseño Gráfico: Gastón Malgieri
Producción: Andrea Musso

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide