Abril 2024
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

El Turco Julio: "Carlitos Rolán me enseñó a cantar cuarteto"

Un artista de la envergadura del Turco Julio es para sentarse y dialogar, y preguntar, y escuchar y disfrutar de sus anécdotas, de sus vivencias, porque es la leyenda viva de los inicios del cuarteto en Córdoba, y sobre todo, protagonista central del cambio radical que tuvo el cuarteto, allá por finales de los 70, principio de los 80, cuando la banda Chebere, empezó a implementar otra clase de instrumentos, y darle otra perspectiva, otro vuelo a la música del tunga tunga.

Él se define como un cantorcito cordobés, pero el gran público de la ciudad y del país, lo tiene como a uno de sus referentes, y nos dejaba éstas impresiones al comienzo de la entrevista: “No me gustan las fotos, a veces me encuentro con gente que me dice, tengo una fotito de usted, de hace un montón de….., ni la traigas, ni se te ocurra, porque ves el paso del tiempo, el tiempo es terrorífico, no me quiero ver con el pelo negro porque me va a doler”, y concluyó, “éstas canas son naturales, plateadas, que sólo los árabes tenemos.”

Siempre coqueto y distinguido, nos animamos a preguntarle en que se diferencian Julio Manzur y El Turco Julio y esto nos dijo: “El Turco Julio aparece cuando se prende la primera luz, y muere cuando se apaga la última luz del escenario” y agregó, “El Turco Julio es voraz, inimitable, maravilloso, Julio César Manzur es uno mas, uno del montón.”

Y en esa ambivalencia de convivir con el artista y su alter ego, también demuestra su costado de ciudadano común y en ese sentido nos decía: “Me pone mal la hipocresía, la mentira, el ventajismo, la falta de cultura, la mala gobernación de los políticos que tenemos” y subrayó, “…me pone mal la soledad, me pone mal que no la tengo a mi mamá, eso me pone mal.”

Justamente cuando tocamos el tema de la política rápidamente dijo que se lo propusieron muchas veces , pero ésta fue su respuesta: “Yo soy una persona muy frontal, yo no voy a pensar en lo que puedo ganar o en lo que me conviene, yo voy a pensar en la gente, y lamentablemente los políticos que tenemos no piensan en la gente”, y puntualizó, “…se suben a un sillón y son poderosísimos, son únicos, pero ninguno tiene idea de cuanto vale un kilo de papas, un kilo de acelga, ninguno”, y afirmó, “..me hubiese gustado, lo que pasa es que tenés que renunciar a muchas cosas, renunciar a la ética, a la moral.”

Él se destacó como vocalista de cuarteto, pero sus raíces son del rock, y por lo tanto sus ídolos son Paul McCartney, John Lennon, Sting, Tom Jones, Frank Sinatra, pero se le presentó la oportunidad de cantar nuestra música y esto nos dijo al respecto: “Yo venía del palo del rock, y de pronto cantar La Arañita de Martita, fue terrible para mí.” 

Aprendió mucho de otro grande como Carlitos Rolán, y lo contaba de esta manera: ” Él me decía, usted turquito va a entender el cuarteto cuando vea el bailarín, como baila con su bailarina” y continuó, “…cuando yo me entré a fijar, fue maravilloso, te cambia todo, te cambia tu forma de cantar, y te cambia la intención, verlos bailar es maravilloso, y ahí salió el tema (..y lo canta), Prohibido enamorarnos, ahi aprendí a cantar cuarteto.”

Pero también dentro del rubro cuarteto destacó a Ariel Ferrari, Sebastián, Gary, como grandes artistas del género.

La charla fue muy extensa y nos contó el porqué de su característico vaso con whisky y Fanta, de su look, de cómo se aggiornó a éstos tiempos, y le agregó a su rutina, oratoria y  locución, pero sin duda la parte mas jugosa es cuando lo consultamos sobre la noche y sus excesos y esto nos respondió: “Es muy fácil perderse, la noche, las mujeres, el alcohol, el cigarrillo, la tía blanca, es muy fácil perderse, a mí no me hizo falta nunca eso, mi droga es un whisky con Fanta, nada más” y sentenció, “…uno es un referente y tiene que dar lo mejor para la gente, y si estás empepado, o lo que fuera, es una mentira, la gente no es tonta, se da cuenta”, a lo que le consultamos, ¿Hay droga dentro del cuarteto? y él nos respondió: “muchísima, muchísima” y finalizó, “…cuando a esto se lo toma como una profesión es diferente que lo tomés como un trabajo, o como un choreo como se dice, porque pasas de ser invisible a ser visible, y cuando no estas preparado para la visibilidad, te perdés.”

Franco, visceral, sin pelos en la lengua, pero con ideas bien claras de lo que siente y piensa, se animó a decirnos ésto y mucho más, te invitamos a repasar esta hermosa nota junto al Turco Julio, un simple cantorcito cordobés”.

 

 

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide