Febrero 2024
Previous slide
Next slide
PROD. IVANA FERRUCCI - Luces Led_500x500
Previous slide
Next slide

Tras intervención de Trabajo, Cultura aceptó formalizar acuerdo con el Ballet Oficial para garantizar condiciones dignas

 

 

Los bailarines del Teatro del Libertador desde el pasado 7 de julio vienen reclamando mejoras en las condiciones de las salas de ensayo: tapete, calefacción entre otras cosas. Cabe señalar que esas salas de ensayo son también el ámbito en el que se forman los alumnos del Seminario de Danza Nora Irinova y es evidente que no están en condiciones.
Cuando faltaban poco más de tres días para la reposición de Lago, los bailarines no podían ensayar por las condiciones del tapete que ya habían provocado lesiones a varios integrantes. A pesar de esa situación tan angustiante tanto para los artistas como para los directivos del Libertador y del reclamo por nota formal con fecha 7 de julio, desde Cultura no aparecía la respuesta.
Todo cambió cuando el reclamo se hizo público y visible a través de las redes sociales de los bailarines y de estas páginas, único medio que se hizo eco de la problemática. Entonces aparecieron los funcionarios de la Agencia Córdoba Cultura para conversar sobre el tema.
El delegado de los bailarines, Fabricio Gacitúa, expuso toda la problemática, y sólo volvió con un acuerdo de palabra, Cultura no quería formalizar las promesas  de mejoras para el Ballet. Siempre todo de palabra.
A un día de la reposición de Lago de los Cisnes y con las entradas agotadas para todas las funciones (15, 16,17 y 19) el acuerdo por escrito no llegaba y debió intervenir el Ministerio de Trabajo de la Provincia para formalizar la promesa de la Agencia Córdoba Cultura, que dirige Nora Bedano.
En el acta formalizada en Trabajo, Bedano se comprometió a solucionar el tapete, el espacio de fisioterapia, ventilación y calefacción en las salas de ensayo y arreglo en los vestuarios.
Los bailarines nunca pensaron en cancelar las funciones, pero el malestar en las filas del Ballet era muy importante porque costó una instancia judicial para que asuman el compromiso las autoridades provinciales de brindarles las condiciones dignas de trabajo.
Una de las cuestiones que deslizaron desde la Agencia Córdoba Cultura a los bailarines es que querían evitar a toda costa la exposición mediática del tema y en parte lo lograron porque fuera de las redes y de estas páginas, poco se habló de la problemática del elenco oficial.
Los bailarines en funciones y los jubilados al unísono sostienen que el problema de las salas de ensayo tiene más de 20 años, que a pesar de la remodelación integral que se realizó en el Teatro del Libertador para el Congreso de la Lengua en 2018, las salas de ensayo no fueron intervenidas.
Ahora resta esperar que Bedano cumpla el acuerdo con el Ballet y que no sea necesaria la exposición mediática para que los bailarines sean escuchados.
Una de las figuras históricas del Ballet, ya retirado de la actividad, se preguntó “Si agotan todas las funciones, ¿qué hacen con el dinero?”. 

Luisa Heredia

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide