Febrero 2024
Previous slide
Next slide
PROD. IVANA FERRUCCI - Luces Led_500x500
Previous slide
Next slide

Caixinha hizo perder a Talleres

Talleres perdió 1 a 0 con Boca en la Bombonera, y esto sería una cosa muy normal. Sobre todo con un Talleres completamente de capa caída en el campeonato. Pero lo cierto es que el partido se le ofreció en bandeja en muchos pasajes del mismo y su técnico en complicidad con los jugadores, nunca se dieron cuenta de ello. 

Esta noche la Bombonera no tembló, ni latió.

Talleres tuvo al frente a un Boca deslucido, errático, nervioso, estático, con un Benedetto que volvió a errar un penal, y encomendándose a la velocidad del colombiano Villa que tuvo mas malas que buenas en su intento de pasar al ataque.

El equipo cordobés sólo atinó a cortar circuitos de ataque, cosa que consiguió, y de esperar muy atrás a un xeneixe cargado de urgencias, y en donde claramente, mientras mas corrían las agujas del reloj, mas entraba en un cono de sombra, preocupante para los hinchas que desesperanzados miraban el desenlace de la primera etapa.

El segundo tiempo arrancó en la misma tesitura, y Talleres tibiamente comenzó a querer animársele al partido, pero siempre cauteloso, lento, sin profundidad, y lo que mas llamó la atención, sin personalidad.

Y su técnico fue el gran responsable, porque nunca se dió cuenta que el partido se le presentaba favorable. Con sólo mover algunas piezas para acompañar la enjundia del único jugador de la cancha que entendió que se podía ganar, Federico Girotti.

Se encaprichó en dejar en cancha a un Valoyes a media máquina, no hizo cambios para que algún jugador gestara juego, como podrían haber sido los ingresos de Fabio Álvarez o Héctor Fértoli.

Y Boca con mas amor propio que futbol, lo fue empujando hacia el arco de Herrera hasta que una jugada desafortunada, de Rafa Pérez, que jugó un pésimo partido, le permitieron al local esa bocanada de aire justo cuando el agua estaba por llegarle al cuello.

Y fue tan pobre lo de Boca que después del gol, no atacó mas, queriendo que el partido se termine en ese instante, y protegiendo el resultado como fuera posible.

A Caixinha le falto coraje, le falto tacto para darse cuenta que el partido le daba una chance, y a estas alturas, por mas que haya puesto al equipo en cuartos de la Copa Libertadores, va a ser muy difícil sostenerse en su cargo si no gana el próximo partido.

Una lástima teniendo en cuenta el rival, teniendo en cuenta que le hace falta ganar para alejarse del fondo de la tabla, para alejar murmullos, para acallar voces.

La que viene es la última oportunidad para el portugués, la gente no aguanta una derrota mas, y lo hace saber de forma unánime en las redes sociales.

Fassi va a tener que pensar seriamente en una persona idónea para este momento peligroso por el que transita Talleres en el campeonato.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide