Julio 2024
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

"Argentina, 1985", una batalla de David contra Goliat

Críticas, comentarios y calificación gentileza: Flecha Lástrico  https://www.instagram.com/flecha_lastrico/?hl=es

 

ESTRENO/CRITICA: “ARGENTINA 1985”

Argentina, 1985 está inspirada en la historia real de Julio Strassera, Luis Moreno Ocampo y su joven equipo jurídico que se atrevieron a acusar, contra viento y marea, a contrarreloj y bajo constante amenaza, a la más sangrienta dictadura militar argentina. Una batalla de David contra Goliat, con los héroes menos esperados.

La concepción de la película es de un film abierto a todos los públicos, en el que los contrapuntos entre el protagonista y su joven equipo (especialmente, su adjunto interpretado por Peter Lanzani), brindan al respetable la oportunidad de medir el carácter de los intérpretes en función de sus diferencias y el cómo llegan a conciliar las mismas en pro del objetivo final. El otro elemento que llama la atención es el guiño a la platea a través del pequeño hijo de Strassera, quien desde temas domésticos ya es un eficiente espía de su padre y una suerte de conciencia latente frente a los hechos mayores, cobrando una importancia simbólica en el tramo final de la película al ser un elemento de humor que matiza la parte política de un relato que esquiva la sordidez y los detalles virulentos por un registro más blanco.

Santiago Mitre separándose lo suficiente del drama judicial como para atraer a todos aquellos que sienten angustia al pensar en enfrentarse a dos horas y diez de juzgados y abogados, pero lo bastante cerca como para que nunca se llegue a perder la ilusión de asistir a un pedazo de historia de absoluta vigencia y relevancia, ha conseguido amalgamar bajo el mismo techo fílmico una película de poderosa puesta en escena, comicidad indomable, interpretaciones inmensas y factura general perfecta. Supongo que la temática podría expulsar a aquellos más alejados de su propuesta, pero creo que escuchar a Darín referirse a un tipo con el calificativo de «recontrafacho» merece cada segundo, junto al alegato que incluye la siguiente frase: “Señores jueces: quiero renunciar expresamente a toda pretensión de originalidad para cerrar esta requisitoria. Quiero utilizar una frase que no me pertenece, porque pertenece ya a todo el pueblo argentino. Señores jueces: “Nunca más”.

CALIFICACIÓN: ↗️↗️↗️↗️

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide