Mayo 2024
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

Lidia Segni: “Para la danza el talento natural es muy necesario, pero la cabeza es más necesaria”

 

Invitada por el director del Teatro del Libertador, Hadrián Avila Arzuza, Lidia Segni desde el 28 de agosto está en Córdoba para montar  El Cascanueces con el Ballet Oficial de la Provincia que subirá al escenario mayor del Teatro del Libertador los días 20, 21, 22 y 23 de diciembre. Una semana antes del estreno las entradas están totalmente agotadas.
Segni es cordobesa y una de las 15 bailarinas con las que la señora Genoveva  de Sagués formó el Ballet Oficial, una verdadera pionera. Realizó toda su carrera profesional en Buenos Aires y en el exterior;  tanto como primera bailarina del Ballet Estable del Teatro Colón como con otras compañías privadas como Quinta Dimensión y Buenos Aires Ballet.
No es la primera vez que vuelve a su tierra natal y siempre con la generosidad de los grandes, de los verdaderos maestros, de esos seres que  entregan todo a manos llenas para la gente que quiere recibir y aprender.
A lo largo del diálogo con Entretenimientos Córdoba, Segni hizo hincapié en la entrega al trabajo del Ballet Oficial para este Cascanueces y las ganas que tienen de bailar. Hasta los sábados (día de descanso de la compañía) ensayaron. 
 Entretenimientos Córdoba ¿En qué año se va de Córdoba?
Lidia Segni: Me fui en 1962, en un colectivo de la empresa Ablo  y que ahora se llama General Urquiza. Me fui sola. Antes, mi madre me había acompañado a buscar una pensión para señoritas.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo era  su rutina en Buenos Aires?
Lidia Segni:
Yo a la mañana me levantaba a las 5.30 de la mañana, me iba al Colón, terminaba el Colón y salía corriendo a Constitución y junto con otros bailarines tomábamos el tren rápido a La Plata porque nos íbamos al Teatro Argentino de La Plata. En La Plata hacíamos clases obligatorias, más ensayos todo el día y ensayábamos de todo. En ese momento la directora del  Ballet era la señora Esmeralda Agoglia, entonces teníamos todo el repertorio clásico a nuestra disposición. Terminaba el ensayo, me bañaba y corría a la estación a tomar el tren para volver a Buenos Aires e ir al estudio que quedaba en un teatro que no existe más en la calle Rivadavia y hacía clases a la noche con mi maestra de toda la vida que fue Gloria Kazda. No es como ahora que pican un poco acá, un poco allá. Mi maestra era sólo Gloria Kazda.
Y esa fue mi carrera hasta que un buen día entré al Colón, dejé La Plata y aún estando en el Colón yo iba a la mañana a hacer clases con Gloria antes de la clase del Colón, en ese momento su estudio  estaba en  un lugar que quedaba a tres cuadras del Colón. Los lunes iba a la noche con Gloria porque ese día no iba al Colón.
Entretenimientos Córdoba: ¿Durante cuántos años llevó ese ritmo?
Lidia Segni:
Llegué a Buenos Aires en 1962, en 1970 ingresé al Colón y dejé La Plata y desde ese año hasta 1986 trabajé toda la vida así. Todos los días dos o tres clases por día.
Entretenimientos Córdoba: ¿Esa disciplina es la única forma de convertirse en una primera bailarina?
Lidia Segni:
Era lo que  a mí me gustaba.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo combinó su carrera profesional con la vida personal?
Lidia Segni:
Quedé viuda a los 39 años, mi marido era un empresario artístico. El tenía una empresa muy muy grande y es la que traía a Nureyev, Plácido Domingo, Baryshnikov.
Entretenimientos Córdoba ¿En qué ocasión bailó con Nureyev?
Lidia Segni:
  Bailé con Nureyev en el Teatro Coliseo con una compañía que se llamaba Quinta Dimensión, todavía no lo conocía a mi marido. Lo conocí cuando fuimos a bailar con Nureyev a Brasil y ahí empezamos a salir y después me casé con él, tuve un hijo y  mi hijo vive en Estados Unidos.
Entretenimientos Córdoba: ¿Estuvo en otras compañías privadas?
Lidia Segni:
Sí, se llamaba Buenos Aires Ballet que es el nombre que ahora tiene el grupo de Federico Fernández. Hacíamos en vacaciones giras por toda América. Mi marido siempre hacía que la gira terminara en Curazao porque yo que amaba esa isla y nos quedábamos ahí cinco días descansando toda la compañía.
Entretenimientos Córdoba ¿Quiénes integraban esa compañía?
Lidia Segni:
Era hermosa. La integraban Katy Gallo, Silvia Bazilis, Cristina Delmagro, todas primeras figuras, Daniel Escobar, Eduardito Caamaño en una época. Estábamos muy bien porque bailábamos lo que nos gustaba, íbamos con un iluminador y una persona de técnica y parábamos en muy buenos hoteles, teníamos función casi todos los días y viajábamos a todas partes. Era una época en la que no se viajaba tanto como ahora. Yo amo viajar. En este momento de mi vida lo que más me gusta es o estar frente a una compañía porque me gusta dirigir, o estar viajando.  Es lo que más me gusta.
Entretenimientos Córdoba: ¿Qué cosas le dio la danza?
Lidia Segni:
La danza me dio muchas posibilidades. En 2015  me invitaron para ser jurado del Premio Benois de la Danse  en Moscú,  (NdeR: El jurado también lo integraban  Yuri Grigorovich,  Beverly d’Anne, la italiana Carla Fracci, la rusa Gabriella Komleva, Ana Laguna (España/Suecia), la francesa Agnès Letestu y desde Hong Kong Madeleine Onne).
También me invitaron como jurado al Prix de Lausanne y ahí fue donde me pidieron si yo me podía hacer cargo de armarlo en Argentina y lo hice en Buenos Aires varia veces.
Entretenimientos Córdoba: ¿Qué es lo que ve un jurado en un bailarín?
Lidia Segni:
Se ven muchas cosas.  Es difícil cuando hay dos o tres personas que están en un mismo nivel y hay que elegir a una, eso es duro, porque a esos concursos llega la gente que verdaderamente es buena.
El Prix de Lausanne tiene algo muy bueno porque no es eliminatorio, es decir la gente que invirtió plata, trabajo, vestuario llega al final y ahí se decide quién gana. El año que yo fui como jurado a Lausanne el primer premio lo ganó un varón que era de la escuela de Australia, de Sidney, tenía 15 años (Harrison Lee) y le dieron medalla de oro y le dieron a elegir a qué lugar quería seguir su carrera y eligió el Royal.  Hace poco cuando estuve en Londres y fui a ver ensayos en el Royal lo vi bailando.
Entretenimientos Córdoba: ¿Si hoy tuviera esa edad qué compañía elegiría para perfeccionarse?
Lidia Segni:
En este momento pienso que el Royal es una de las mejores compañías. A mí siempre me gusta fijarme qué tipo de repertorio tienen. En una época el ABT tenía un repertorio fantástico y tenían unas figuras increíbles, como Julio Bocca, Paloma Herrera, Alessandra Ferri, se fueron esas figuras y la compañía no volvió a tener esa figura de peso.
Yo me fui a Nueva York a ver la despedida de Julio, él se despidió con Manon. Yo estaba en la platea y lloraba todo el tiempo porque la despedida que le hicieron los compañeros fue increíble.
Entretenimientos Córdoba: ¿Va ver ballet?
Lidia Segni:
Me puedo dar el lujo de ver el ballet que quiero ver. Yo soy fanática de un coreógrafo ruso que se llama Boris Eifman, él creó una escuela  en San Peterburgo que es clásica, pero el no tiene un clásico de hacer la escuela tradicional, la base sí. Yo lo traje a Buenos Aires a poner  Rodin al Teatro Colón (2014)  porque cuando fui la primera vez y lo vi a él me quedé anonadada, porque es lo que la gente quiere ver, cosas nuevas y diferentes. Este hombre es eso. El hizo Ana Karenina que es fantástico, creó muchísimas cosas.
Cuando vino a montar Rodin, vino con dos asistentes: una mujer que trabajaba con los primeros bailarines y un hombre que trabajaba con cuerpo de baile. Ahí el Ballet del Teatro Colón trabajaba la clase más siete horas de ensayo, era la única manera de llegar como quería él porque era todo trabajo.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo son los viajes para visitar compañías y escuelas de ballet que usted realiza con maestros argentinos?
Lidia Segni:
Son viajes en los que cada maestro se paga lo suyo y yo los llevo a conocer compañías y escuelas para que vean cómo se trabaja afuera. En uno de esos viajes Eifmann nos invitó a conocer su escuela que está en San Peterburgo y que es ultramoderna, todo de vidrio, tienen hasta una piscina para rehabilitar a los bailarines  y apenas entra a la escuela tiene una estatua de Balanchine que es un homenaje al gran maestro ruso.
Después de conocer la escuela nos fuimos a ver el ensayo  y ahí nos explicó que estábamos por ver un fragmento de su nueva obra Tchaikovsky pro et contra, que es la vida del músico, tomada como es.  Es un hombre fantástico.
Entretenimientos Córdoba. ¿Y quiénes son los maestros que viajan con usted?
Lidia Segni:
Yo hace más de 20 años que hago las evaluaciones en estudios de Mendoza, Resistencia, Río Cuarto, Salta y otras provinicas. Un día les dije: ¿tienen ganas de ir a recorrer compañía sy escuelas? y me dijero sí, vamos. Entonces al primer lugar que los llevé que era el más fácil para ir, fue New York. En el viaje está incluido todo, entre eso una función en el Metropolitan Opera House de ballet clásico y una comedia musical. El que organiza todo es mi hijo que vive en Estados Unidos, y lo organiza perfecto y los maestros lo aman.  Cuando fuimos a Rusia vimos una función de ballet en Moscú y una en San Petersburgo .Yo amo San Petersburgo porque es divino, ahora, porque cuando empecé a ir con Julio Bocca no había ni para comer. Estas experiencias no las repetimos después de la pandemia todavía. A estos viajes incluso van familias enteras, padre, madre, la hija que baila y los hermanos.
Además de Estados Unidos y Rusia, también fuimos a Inglaterra. En Londres por ejemplo vimos una función del Royal con Marianela Núñez  y a la mañana el director _que yo lo conozco_ nos permitió ver el ensayo que era justo el de Marianela. Es una experiencia hermosa.
Yo tengo las puertas abiertas de estos lugares porque conozco a toda la gente.
Entretenimientos Córdoba: ¿Qué hace tan especial a Marianela Núñez: el talento natural o su disciplina?
Lidia Segni:
El talento natural es muy necesario pero la cabeza es más necesaria. Ella fue una mujer que tenía claro su objetivo y estudio y estudió y estudió porque sabía lo que quería. En Londres adoran a Marianela, es más, la gente quiere ir al Royal a las funciones que baila ella.
Es perfecta y como persona es muy sencilla, igual que Julio (Bocca).  
Marianela es impecable, pero tiene una vida dedicada a la danza y hay que cuidarse mucho.
Cuando uno sabe a dónde quiere llegar, a no ser que no tenga posibilidades físicas, pero cuando uno tiene un objetivo, se dejan muchas cosas de lado y se dejan porque no se las necesita. Yo no hice vida social nunca, mis compañeras iban a bailar o salían de vacaciones y yo siempre estaba trabjando para lo mío.

Pionera

Entretenimientos Córdoba: ¿Dónde se formó en Córdoba?
Lidia Segni:
Con la señora Genoveva Sagués. Ella tenía una academia en la calle 9 de Julio y General Paz. En esa esquina había una casa de fotografía muy conocida que se llamaba Luz y Sombra y arriba tenía el estudio la señora de Sagués. Nosotros desde la ventana del estudio veíamos la avenida. Yo venía todos los días a hacer clases con ella. A estas clases también venía Romana Fajardo que es una amiga y la hija de Genoveva Sagués.
Eramos un grupo muy lindo y ella empezó a tramitar para que se nos reconociera y nos dieran un espacio en el Teatro. Se nos dio un espacio donde actualmente hay una confitería (Café Astor). Esa puerta que ahora da a la calle estaba cerrada, nosotros entrábamos por el Teatro del lado de adentro y ahí estaba nuestra sala de ensayo. Lo que eran los camarines de hombres es donde ahora están los baños y los camarines de mujeres es donde ahora está la cocina. Ahí trabajamos ad honorem no sé cuánto tiempo  y hacíamos funciones y todo hasta conseguir que se nos reconociera oficialmente y se diera presupuesto para el Ballet, todo eso hizo la señora de Sagués.
Una vez que tuvimos la compañía y la señora de Sagués ya no estaba más  _ yo todavía bailaba acá_ trajeron invitada  a  Nora Irinova  y ella vino a poner coreografías. Es como si yo viniera a poner coreografías y me quedo después con el Ballet y decido crear la escuela de ballet, esa es la verdad de Nora Irinova, pero antes estuvo el Ballet creado. A mí me duele mucho porque todo es Nora Irinova, que tiene sus valores, pero la que creó la danza oficial en Córdoba es la señora de Sagués.  Somos 15 las que creamos el Ballet y yo soy una de ellas y era la menor de todas.
Sin restarle importancia a Nora Irinova, la que verdaderamente hizo por la danza de Córdoba fue la señora de Sagués.
Entretenimientos Córdoba: ¿Se acuerda los nombres de esos 15 bailarines?
Lidia Segni:
Sí. Romana Fajardo, Gabriela Moritz, Mirta Forneros, Silvia Capponccelli, Mirna Curros, Edith Kune, muchas murieron.  Antes nos juntábamos todos en el Hotel Windsor y festejábamos allí los aniversarios del Ballet.
Después de vivir yo un año en Buenos Aires en la pensión de señoritas, me fui a vivir un año a un departamento que alquilamos con dos chicas que conocí en la pensión.  Después mis padres me compraron un departamento entonces Romana se viene a vivir conmigo y ella entra al Ballet del Argentino de La Plata también, así que íbamos y volvíamos juntas. Después ella se casó y dejó de bailar.
Entretenimientos Córdoba: ¿En qué colegio estudió en Córdoba?
Lidia Segni:
Primero fui a las Adoratrices porque nosotros vivíamos en Rosario de Santa Fe al 445, allí mis padres alquilaban. Después se hicieron casa en Alta Córdoba y no había lugar en las Mercedarias y entré al Manuel Lucero.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo se animaron sus padres a dejarla irse a vivir a Buenos Aires?
Lidia Segni:
Porque eran de avanzada. Más mi padre que mi madre. Mi padre era una persona que leía mucho y amaba la música y adoraba que yo bailara. Inclusive cuando yo vivía en Buenos Aires y mandaba cartas mi mamá me contaba que cuando mi padre llegaba a casa y se encontraba con mi carta, se iba solo a leerla a otro lado porque se ponía a llorar, me extrañaba.
Nunca los defraudé, porque no es que me sentí sola y liberada, sino que sabía que había ido a Buenos Aires para algo. Yo amaba a mi familia y mi familia me contenía muy bien. Pero si había ido a Buenos Aires y había dejado una casa donde era feliz, era para algo y verdaderamente me dediqué de lleno a la danza. Y después cuando yo me casé y tuve a mi hijo, mis padres se vinieron a vivir a Buenos Aires para estar con el nieto y a mí me vino bárbaro porque se compraron un departamento a una cuadra del Colón. Entonces yo salía de mi casa dejaba al nene con ellos y me iba al Colón, salía del Colón y lo buscaba. Tenía esa tranquilidad. Es más, a veces mi marido y yo teníamos ganas de irnos a algún lado solo y se quedaban mis padres con mi hijo en mi casa.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cuál fue el primer impacto cuando ingresó a estudiar al Colón?
Lidia Segni:
Ahí no fue el impacto, el impacto fue cuando entré al Teatro Argentino de La Plata. Porque La Plata tenía un nivel excepcional porque siempre se lo denominó como el Teatro que era el trampolín para entrar al Colón. En  el Colón nunca había concursos  porque la gente no se jubilaba, después jubilaron a todos y entramos. En el Argentino de La Plata uno aprendía a hacer clase como debía, a estudiar como debía y a bailar todo el repertorio. Entonces ahí sí a mí me costó un poco al principio porque el nivel de las provincias es más bajo que el de la Capital, no porque sean malos los maestros de las provincias sino porque en la Capital estábamos acostumbrados a hacer dos o tres clases por día y en las provincias si se hace una por día es mucho.
Entretenimientos Córdoba: ¿Había más competencia en Buenos Aires?
Lidia Segni:
No, sino que en Capital la danza se toma como carrera. Ahora que me hice el recorrido por todo el país uno escuc ha de los maestros que cuentan que las chicas estudian danza y están felices, pero cuando terminan el secundario largan la carrera y se van a la universidad. Por ejemplo en Mendoza no hay dónde bailar, en Resistencia no hay dónde bailar, entonces los padres quieren que sus hijas hagan una carrera universitaria.

Las claves de  la danza

Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo vio al Ballet Oficial?
Lidia Segni:
Con muchas ganas de trabajar. Ellos están contentos conmigo porque yo les doy todo lo que sé y trabajamos muy bien.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo tiene que ser el trabajo de un bailarín para lograr la excelencia?
Lidia Segni:
Es dedicarse como se puede dedicar un médico para poder operar. Es una carrera y eso es lo que yo les quiero hacer entender a los padres. No es una diversión, no es un pasatiempo, es una carrera.  Que la carrera se toma como se debe tomar y la hace como profesión, se vive muy bien. Yo toda mi vida viví de mi carrera y nunca necesité otra cosa.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo se monta un ballet?
Lidia Segni:
Hay un método que se estudia y se aprende cómo poner una coreografía, pero ese método no lo conozco. Yo puse ballet en la compañía de Julio Bocca, en Córdoba, en Buenos Aires en el Colón y en Asunción (Paraguay). Tengo la suerte de tener una memoria prodigiosa.Yo siempre empiezo por las partes en las que baila el conjunto, no siempre el principio. Por ejemplo en El Cascanueces tendría que haber empezado por los copos, o el vals brillante porque está todo el cuerpo de baile, hombres y mujeres entonces se pone eso y después la asistente se queda ensayando y se sigue con los solistas  y después se sigue con los primeros bailarines. Siempre trabajo primero con los grupos grandes y después con los demás.
En 2019 estuve en Asunción (Paraguay) que tiene una muy buena compañía y tienen mucho dinero por otro lado y eso vale oro porque llevé el mejor figurinista de ballet que hay en Buenos Aires que es Aníbal Lápiz hizo todo el vestuario de Bayadera que monté  completa. Y ahí toda la parte del acto de las sombras lo monté primero. Siempre empiezo por lo grupal para que la compañía esté ocupada sino mientras se enseña a los primeros, la compañía no hace nada.
Entretenimientos Córdoba: ¿Todo de memoria?
Lidia Segni:
Hasta el último lugar del cuerpo de baile que va a ver en el ballet lo puse yo y las chicas quedaron admiradas porque en una mañana monté el baile de los copos en el que bailan 22 personas. No tengo que ir a mirar el video para ver para dónde va este o aquél.  Es un prodigio la memoria y se ejercita como todo. Lo que sí no tengo memoria es para los nombres, no me acuerdo el nombre de nadie.
Entretenimientos Córdoba: ¿Quién fue su asistente para montar El Cascanueces con el Ballet Oficial?
Lidia Segni:
Silvina Pino, muy buena asistente y muy buenas las clases que da. Tiene formación. Yo estuve casi una semana fuera de Córdoba y ella se quedó con toda la compañía ensayando y la respetan y eso es muy importante. Tiene carácter.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo era el trabajo en el Ballet Argentino, la compañía de Julio Bocca y como es con un ballet con el que no se trabaja todos los días?
Lidia Segni:
Para mí es lo mismo porque yo nunca entro en relación personal con nadie. Es una manera de mantener una distancia. Hay chicos que saben mantener una distancia y hay chicos que creen que porque estamos más cerca  hay una confianza y no es así. Yo me iba de gira con el Ballet Argentino tres meses sin volver a mi casa, tres meses por toda Europa y después bailamos en los cinco continentes. Nunca me senté a comer con nadie.  En Italia por ejmplo que es tan lindo en verano, terminábamos las funciones y yo me iba a cenar sola  y después me iba a la habitación del hotel.
Entretenimientos Córdoba: ¿Y los bailarines no buscaban interactuar con usted?
Lidia Segni:
No porque la gente joven tiene su manera de actuar y a mí la soledad me gusta. Yo leo muchísimo, yo todo el tiempo estoy leyendo y a mí no me molesta la soledad.
Yo quedé viuda muy joven, a los 39 años y nunca me volví  a casar y crié sola a mi hijo. A los 29 años mi hijo se fue a Estados Unidos y él está feliz porque estoy ocupada, él no se preocupa por mí  porque sabe que su madre está siempre en actividad.
Entretenimientos Córdoba: ¿Y cómo sobrellevó la cuarentena?
Lidia Segni:
En la pandemia fue duro porque estaba muy sola y sobre todo porque hubo un mes que la gente de mi edad no podía salir del departamento. Pero mi hijo todo los días me llamaba para hablar un rato conmigo porque sabía que estaba sola y era muy duro.
Entretenimientos Córdoba: ¿La danza es muy competitiva?
Lidia Segni:
Yo nunca me fijé en el de al lado. Yo sabía que tenía que estudiar y estudiar y que iba a llegar a donde llegué. Y llegué a más porque yo en realidad quería ser bailarina de Teatro Colón, no sólo que llegué a bailarina del Colón sino que llegué a primera bailarina del Colón.
Entretenimientos Córdoba: ¿Cómo llegó a dirigir el Ballet Argentino, la compañía de Julio Bocca?
Lidia Segni:
Cuando me retiré dije ¿Y ahora qué hago? Empecé a dar clases porque me encantaba dar clases y un día llegó Julio Bocca que ya estaba viviendo en Nueva York y me dice: “Lidia necesito una bailarina para ir a bailar a Venezuela que me han invitado para una función”.  El había ganado la medalla de oro en el concurso de Moscú bailando con Raquel Rosetti, que fue muy importante en su vida porque es una mujer muy segura y lo ayudó mucho a él.
Fuimos  a Venezuela y a la vuelta me llama Lino Patalano y me dice “Julio quiere formar una compañía y quiere que vos la dirijas” y así empecé con el Ballet Argentino.  Estuve casi 9 años con el Ballet Argentino, recorrí el mundo entero al lado de Julio.
Entretenimientos Córdoba: ¿Y por qué deja el Ballet Argentino?
Lidia Segni:
Estaba cansada de no estar en mi casa y dejé la dirección del Ballet Argentino. Julio estaba muy habituado a que todo lo hacía yo. El tenía un iluminador, pero yo ponía las coreografías, yo ensayaba, hacía todo.
Con Julio agotamos 15 funciones en el Luna Park, fue una maravilla. Después de dejar a Julio entré de directora al Teatro Argentino de La Plata, después dejé La Plata porque había un grupo mayor que me cuestionaba. Yo trabajo para ser feliz, si no soy feliz me voy.
Entré al Colón (2009) y fui super feliz porque el director Pedro Pablo García Caffi que me llevó y que fue el mismo que me llevó a La Plata me dijo que quería que sea la directora  del Ballet del Colón. Me dio todo lo que le pedí, traje a los mejores coreógrafos, traje Bella Durmiente de un coreógrafo inglés, traje Lago de los Cisnes de otro coreógrafo inglés, traje Manon de Mac Millan, Corsario de Anne Marie Holmes, todo lo mejor.  Renuncié cuando se fue García Caffi en 2015.
Entretenimientos Córdoba: ¿Recuerda qué fue lo último que bailó como primera bailarina del Colón?
Lidia Segni:
Me retiré bailando Suite en blanc y Niño Brujo. Me retiré en 1986 y me parece que fuera ayer. Se me pasaron los años de una manera increíble.
Entretenimientos Córdoba: ¿Qué le dio más satisfacción bailar o enseñar?
Lidia Segni:
Cada cosa en su época. Porque bailar cuando uno es grande ya sería un sacrificio. Yo no me retiré tan grande tenía 42 años con 20 años de servicio, para mí fue perfecto.
Entretenimientos Córdoba: ¿No se quedó con la sensación de que quería más tiempo en el escenario?
Lidia Segni
: No. Ahora estoy empezando a pensar en retirarme de enseñar y todo. Tengo ganas de hacer otra vida.
Entretenimientos Córdoba: ¿Qué ganas de vida tiene ganas de hacer?
Lidia Segni:
Tengo ganas de viajar  sin obligaciones.

 

 

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide