Junio 2024
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide

En Italia experimentan un laboratorio de musicoterapia para la estimulación de pacientes con Alzheimer

La Residencia Sanitaria Asistencial (RSA) del grupo San Raffaele, hospital universitario situado en el municipio de Segrate, ciudad de Milán, Italia, desarrolla un laboratorio experimental de musicoterapia para la estimulación cognitiva de enfermos de Alzheimer, a través de canciones de su juventud.

“La música tiene acceso a esa parte del cerebro que, como ya demostraron algunos investigadores, no está afectada en estos pacientes”, explicó Paolo María Rossini, director responsable del departamento de neurociencias y neurorrehabilitación del Instituto de Recuperación y Cura de Carácter Científico (IRCCS) San Raffaele, fundado en 1969, consignó un despacho de la agencia de noticias ANSA.

Según un reciente estudio de la universidad Northwestern de Estados Unidos, realizado en colaboración con el Instituto Italiano para la terapia a través de las artes (Therapythrough the Arts) “aquellas emociones producidas escuchando música que evocan etapas durante la juventud resistirían el Alzheimer al igual que otras demencias”, amplió el neurólogo romano.

“De hecho se sabe que la escucha musical tiene efectos positivos en los procesos de neurodegeneración que aparecen en las distintas formas de demencia, entre ellas la más conocida, el Alzheimer”, añadió.

Desde el 2001, la música “ha sido introducida como técnica no farmacológica para mejorar las funciones cognitivas y, en particular, los trastornos del comportamiento en los pacientes afectados de demencia”,

“Su eficacia terapéutica parece basarse en la preservación de la memoria musical incluso en las fases más avanzadas de la enfermedad, gracias a las que el paciente con demencia podría conservar intactas las habilidades y competencias musicales fundamentales, como entonación, sincronía rítmica y sentido de la tonalidad”, abundó el facultativo responsable del experimento.

¨Puede entonces ser la música una vía alternativa para comunicar con pacientes en los que la memoria lingüística y visual son dañados de forma precoz”. “Los circuitos cerebrales de los cuales dependen el lenguaje hablado y escuchado, y musical son en parte superponibles, pero se observa frecuentemente que frente a un daño del habla, la música y el canto de textos musical estén menos afectados”, completó.

Por su parte, el comunicado del Instituto San Raffaele cerró el informe señalando que la música “tiene efecto calmante en los síntomas de comportamiento como la agitación psicomotora y la agresividad en pacientes con demencia. Asimismo los circuitos musicales están estrechamente relacionados con los de la memoria”.

“De igual forma que los recuerdos de las primeras fases de la vida (la infancia y la juventud) son los últimos en desaparecer, también los recuerdos de las canciones de moda en los años de nuestra juventud permanecen largo tiempo”, detalló el reporte médico.

Por tanto, “escuchar y cantar canciones ayuda a controlar momentos de agitación y atraer la atención, a menudo muy ondulante, del enfermo”, cerró el informe de investigación científica.

Las memorias autobiográficas en enfermos de Alzheimer se conservan mayormente y más a largo plazo que otros tipos de memoria, como las derivadas de la observación de fotografías de la propia infancia o juventud”. Respecto a su derivación neurodegenerativa, de frontera con la demencia, es una enfermedad caracterizada por una progresiva discapacidad de uno o más dominios cognitivos, como ocurre con la memoria, la atención, las funciones ejecutivas y el lenguaje.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide