Mayo 2024
Previous slide
Next slide

Estrenos de cine en Córdoba

Críticas, comentarios y calificación gentileza: Flecha Lástrico  https://www.instagram.com/flecha_lastrico/?hl=es

 

ESTRENO/CRITICA: “LA HEREDERA DE LA MAFIA”

Bienvenida sea ala cartela está producción que une a dos talentosísimas actrices en el marco de una comedia con momentos de acción violenta que vale por la onda y el esfuerzo de Tony Colette y Mónica Bellucci.

En la historia armada por Michael Feldman y Debbie Jhoo, una madre de familia, ejecutiva de una industria farmacéutica  no la está pasando bien:  la subvaloran en su trabajo, su hijo adolescente se va de su hogar, descubrió a su marido siéndole infiel en su propia casa. Además lleva tres años sin sexo. Por eso cuando desde  Italia recibe la noticia de la muerte de su abuelo, y el pedido de viaje urgente acepta el traslado. Apenas llega se da cuenta que heredó  manejar a una familia de mafiosos, que tiene como consejera a una bella mujer, y que otra familia lo único que quiere es matarla.

Así se suceden escenas graciosas de equívocos con luchas, tiroteos y mucha violencia. Un cóctel raro y forzado al extremo por la directora Catherine Hardwicke (Crepúsculo). Un entretenimiento con momentos graciosos y un esfuerzo sobrehumano de Tony Collette para ponerle garra a cada escena. Mónica Bellucci se luce por presencia y cierto distanciamiento y divertimento que transmite su personaje. La película vale por sobre todo por el trabajo de ellas.

CALIFICACIÓN: ↗️↗️↗️

ESTRENO/CRITICA: “SOMBRAS DE UN CRIMEN”

Liam Neeson regresa con un persona distinto al que estamos acostumbrados, en un film noir en la senda de “Barrio Chino” o “Los Ángeles al Desnudo”.

Para los amantes del policial el nombre de Philip Marlowe permanece en nuestra memoria. El detective creado por el talentoso de Raymond Chandler  a lo largo de muchas de sus novelas (El sueño eterno, Un Largo Adiós, Adiós muñeca). Ya con vida propia aparece en novelas como la de Osvaldo Soriano o la escrita por John Banville (The black eyed blond, a Philip Marlowe novel) en que se basa esta película. Con guión de William Manahan, la historia tiene todos esos ingredientes que pertenecen al género, una rubia millonaria que busca a su amante y que al contratar al, detective no cuenta la verdad, una madre ex estrella de Hollywood, un malvado dueño de un club, otro dirigiendo un estudio y mucha mentira, machismo, desprecio y racismo. Ambiente de millonarios y vividores, personajes sórdidos y víctimas. Los rubros de dirección de arte, fotografía, vestuarios y música son magníficos. Y también los actores, en especial Jessica Lange (que vuelve a protagonizar con Neeson después de “Rob Roy”), Diane Kruger (Troya) como la mujer fatal y un tanto grande para el rol, pero solido y bien plantado Liam Neeson en su película número 100. El film dirigido por Neil Jordan (El Juego de las Lágrimas, Entrevista con el Vampiro, La Viuda) que es un homenaje al cine negro, carece de la velocidad que tiene el cine moderno, lo que queda claro que cinematograficamente está narrado con otro lenguaje, justamente, el que se usaba en los cuarenta o cincuentas. Eso no quiere decir que no sea entretenido, pero los que busquen acción desmedida o la típica de Neeson, vayan a otro lado. Más allá de lo acotado, vale la pena verla. Acá hay calidad actoral y un director que no defrauda.

CALIFICACIÓN: ↗️↗️↗️

ESTRENO/CRITICA: ‘LOS CABALLEROS DEL ZODÍACO”

El anime japonés y el cine hollywoodense en imagen real (o live action) tienen, como podrán recordar con amargura los fans de ambos, una relación complicada y llena de decepciones. Eso por decir lo menos de adaptaciones como Dragon Ball Evolución o Death Note de Netflix. Un cuestionable club al que se unirá Los Caballeros del Zodiaco: Saint Seiya – El comienzo.

Basada en la exitosa serie de anime y manga creada por Masami Kurumada a finales de los 80, (conocida en Japón como Saint Seiya y lanzada con tremendo éxito en América Latina como Los Caballeros del Zodiaco), la película marca el muy anticipado debut de la franquicia en live action para la gran pantalla.

El filme sigue una ruta muy similar a la que, en su momento, siguió Dragon Ball Evolución, con su protagonista blanco y universitario, con todo e interés romántico, en un mundo que más se parece a una urbe estadounidense que al mágico y extraño mundo de Dragon Ball.

Aquí, por lo menos, se respetan algunas de las bases. Seiya (interpretado por Mackenyu) es un joven peleador de origen asiático, cuya búsqueda por su hermana perdida lo conduce a conocer a Sienna (Madison Iseman), la reencarnación de la diosa Athena. Así, descubre que está destinado a convertirse en el Pegaso, uno de los caballeros jurados a protegerla.

Si bien tiene su base en ciertos elementos del material original, es una adaptación poco fiel, que sacrifica todo el atractivo de su material original para ser una película incompetente en niveles muy básicos.
La película, escrita (increíblemente) a seis manos por Kiel Murray (Luck), Josh Campbell y Matt Stuecken (Avenida Cloverfield 10), está repleta de motivaciones poco desarrolladas o hasta contradictorias. Personajes que toman decisiones opuestas a lo que deben hacer, o que cambian de propósito de manera arbitraria, porque la historia necesita cambiar de rumbo.

CALIFICACIÓN: ↗️↗️➡️
ESTRENO/CRITICA: “SKINAMARINK”

Está película viene precedida por muchos elementos que la transforman en un verdadero fenómeno. Hecha con un presupuesto mínimo de 15.000 dólares, en la casa natal de su joven director Kyle Edward Ball, en su ópera prima. El filme  ya lleva recaudado 140 veces su presupuesto y aquí va a tener un gran lanzamiento de la distribuidora especializada Terrorífico films. El hecho de que la película se haya filtrado en las redes y se transformó  en fenómeno viral antes de la opinión de la crítica contribuyó a su fama. ¿Fue un golpe maestro  de publicidad como ocurrió con el proyecto Blair Witch? Perdón la desconfianza. Pero como ocurrió con “Actividad Paranormal” donde el espectador  estaba pendiente de una mantita que se movía sola, aquí la propuesta exige mucho de quien la mira. Es que el director no hace concesiones, se basó en lo que considera un tema recurrente de pesadillas infantiles: sentir que hay un monstruo en la casa y que uno está solo. Aquí se pone a prueba la paciencia, se oculta información, rostros, claridad y luz. Son cien minutos- extensos- de imágenes granuladas de calidad VHS pre-digital, y como fondo e imagen dibujos animados de los años 30. De ahí el título. Solo se ven los pies y las piernas de dos hermanitos  vestidos con pijamas que se preguntan qué pasa en la casa, donde su padre no está, de su madre la nena no quiere hablar, y las escenas están iluminadas casi siempre por la luz del  televisores encendidos o una linterna con ángulos de paredes, de techos, de sombras, de juguetes que se colocan en lugares distintos, de susurros y mínimas revelaciones. Una noche interminable donde el niño informa que las puertas y ventanas desaparecen. Nada sucede hasta que sucede. Tarda eso sí. Pueden pasar dos cosas, el que entra en el código sentirá lo siniestro que se agranda en el imaginario del espectador, el mal crece en esa casa. Pero también puede suceder que la irritación lo gane  y sienta que todo es repetitivo y tedioso. Hay que ir y tener opinión propia. Personalmente entre en el juego y salí de él con facilidad.

CALIFICACIÓN: ↗️↗️↗️
ESTRENO/CRITICA: “KOMPROMAT”

Nos ubicarnos, es  la época de la guerra fría, en una Unión Soviética con una policía secreta que tiene la costumbre de armar acusaciones falsas ( en la jerga es el título) contra aquellos de quienes quiere desprenderse. Aquí, en Moscú, un funcionario de la Alianza Francesa presenta un programa cultural de danza homo erótica que no es del agrado del militar que lo “protegía”. De un día para el otro es acusado de poseer pornografía infantil, encarcelado, trasladado  a un pueblo en la mitad de Siberia. Además su mujer que se va del país con su niña, declara en su contra. Asi planteado este thriller presenta una historia apretada, tensa, melodramática que atrapa al espectador para no soltarlo hasta el final. Una intriga con ecos de casos reales en épocas en que se habla de la anexión de Crimea y de las posiciones de occidente que son criticadas sin piedad. La “evidencia fabricada” es tan sin salida que al protagonista, asistido por un abogado que hace lo que puede, solo le queda escapar y lo hace de una manera muy ingeniosa. Esta buena intriga policíaca, con momentos carcelarios al límite, impunidad aceitada y situaciones asfixiantes  navega un hombre solo, un antihéroe que sacará de la nada lo que haga falta. Gilles Lellouche es el protagonista que le da a su protagónico todo el espesor de sus angustias y debilidades. Con la dirección de Jérome Salle que escribió el guion con Caryl Ferey se construye un devenir sólido y disfrutable. Cuando el mundo nos enfrenta a la maldad metódica y nos rebelamos desde la debilidad.

CALIFICACIÓN: ↗️↗️↗️.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide