Mayo 2024
Previous slide
Next slide

Recorrido guiado que rescata el legado de Fray Mamerto Esquiú en Córdoba

En el marco de conmemorarse el 197º aniversario del natalicio del beato franciscano, Fray Mamerto Esquiú, la Dirección General de Turismo y Promoción de la ciudad, dependiente de la Secretaría de Gobierno y Gestión General de Gabinete llevará a cabo una nueva visita guiada para desandar sus pasos por la ciudad.

El recorrido invita a descubrir la historia y la vida del beato nombrado Obispo de Córdoba en el año 1880, visitando el templo franciscano ubicado en calle Buenos Aires esquina Entre Ríos. Los asistentes podrán adentrarse en el Convento San Jorge, la Capilla Doméstica, y el interior de la iglesia San Francisco.

La actividad culminará en la Iglesia Catedral, donde se encuentra la urna que guarda los restos y la estatua del beato que hoy se encuentra transitando su camino hacia la santidad.

Quién fue Fray Mamerto Esquiú

Nace en la provincia de Catamarca el 11 de mayo de 1826. A los cinco años comenzó a vestir el hábito de San Francisco, debido a una promesa que hizo su madre, a raíz de que él había nacido enfermo.

En 1841 ingresó al noviciado entre los Frailes Menores de la Provincia de la Asunción en Argentina, y el 15 de mayo de 1849 celebró su primera Misa. Como sacerdote se distinguió en la predicación, ministerio por el cual fue apreciado no sólo en los ambientes eclesiales sino también en los políticos.

Predicó en casi todas las iglesias y capillas de Córdoba, dio ejercicios espirituales en varios lugares; y los monasterios, hospitales y cárceles fueron testigos del paso y de la voz del infatigable Obispo.

Creó el Taller de la Sagrada Familia, lugar de trabajo para las mujeres sin recurso, y llevó a cabo diversas obras de esta índole en estrecha colaboración con los párrocos. El Seminario de Córdoba se vio enriquecido por la labor promotora de Fray Mamerto con el restablecimiento de los estudios teológicos.

En 1853, al pronunciar el sermón sobre la Constitución Nacional, pidiendo por la paz y la unión de los argentinos, su figura comienza a hacerse conocida en casi todos los ámbitos de la Nación.

El 12 de diciembre de 1880, fue nombrado Obispo de Córdoba y sus llamamientos a la paz, a la hermandad y a la colaboración civil contribuyeron a crear el clima socio-cultural para el nacimiento del nuevo Estado Federal Argentino.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide