Mayo 2024

Lo que dejó la 37° Feria del Libro Córdoba: siempre una celebración para la cultura

La 37.a edición de la Feria del Libro Córdoba se desarrolló del 5 al 16 de octubre del año en curso, con 424 actividades gratuitas y 480.000 asistentes de distintas edades. Se vendieron 20.822 libros por $104.727.900, con un valor promedio de libro de $4.511.

Como cada año y más allá de los vaivenes económicos, la realización de una Feria de esta magnitud, por volumen, calidad y diversidad de propuestas, es siempre una gran noticia. Más todavía si es habitada con alegría por sus variados públicos, como sucedió en nuestra Ciudad.

En este sentido, la Feria reafirmó su identidad de gran acontecimiento cultural federal, un espacio de encuentro, donde la pluralidad, el intercambio, y la reflexión fueron parte de una experiencia integradora, que permite volver a pensarse como sociedad. En consonancia, el lema 2023 —Ciudadanía y Democracia”— dio lugar especial al 450 Aniversario de Córdoba y los 40 años de Democracia.

La Feria fue organizada por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Córdoba, junto a la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), la Agencia Córdoba Cultura de la Provincia de Córdoba, CALIPACER, y SADE (Sec. Cba.).

Todas estas instituciones aportaron sus propuestas, que junto a la agenda surgida por convocatoria abierta, nutrió una grilla multicolor. La curaduría estuvo a cargo de Sergio Suppo y Viviana Rivero, quienes estuvieron acompañados por Alberto Mateu y Vir del Mar como asesores/as. Armenia fue el país invitado y la ciudad, Ica de Perú.

Los más vendidos

Los libros más vendidos, por género, fueron: para infancias “Colección Pajarito Remendado” de Autores varios y “Dinosaurios” de Autores varios; en materia de clásicos, “El Principito” de Antoine de Saint Exupéry, innovando en segundo lugar con una versión local del mismo título, que se llama “El Principito Cordobé”, adaptación de Simo Albano.

La novela más vendida fue “La Casa Neville” de Florencia Bonelli; y dentro de las publicaciones de autoayuda, generalmente muy requeridas, el más vendido fue “Este dolor no es mío” de Mark Wolynn, y en segundo lugar “Hábitos atómicos” de James Clear.

Dentro del Espacio Baron Biza, los más solicitados fueron “Los Quelonios, Antología de cuentos infantiles” de autores varios, editado por Biblioteca Nacional Sede Córdoba, y “El futuro accidental, Colección de Poemarios”, de Milveces Editorial.

Programación. El promedio diario de actividades fue de 35, incluyendo charlas, talleres, presentaciones de libros, debates, intervenciones, conciertos poéticos, obras teatrales, performances, espectáculos musicales, muestras y la participación de artistas y autores locales, nacionales e internacionales. Destaca la representación local con unos 800 autores, autoras y referentes de la literatura y la cultura cordobesa.

Cabe destacar que del total de actividades, 60 fueron programadas mediante convocatoria abierta y pública, organizada por la Municipalidad de Córdoba. En este caso se dio preeminencia a programación sobre medio ambiente, nuevas tecnologías, inclusión, diversidades y derechos humanos; y pudieron aplicar autoras/es, editoras/es y asociaciones.
Hubo 8 ciclos temáticos de programación y más de 80 stands de librerías y editoriales, además de una zona gastronómica.

Fueron 12 días plenos de propuestas para todos los gustos y edades, con referentes de la literatura, el periodismo, la política, las artes, la música y otras disciplinas. Toda la programación fue gratuita.

Dónde

La Feria tuvo programación en más de 40 puntos de la Ciudad. Se desarrolló en la Supermanzana Intendencia, contemplando la Plaza de la Intendencia, el Paseo Sobremonte y alrededores), el Cabildo de Córdoba, el Teatro Comedia, el Museo Metropolitano de Arte Urbano (Plaza España), el C.C. Paseo Córdoba de la Nueva Andalucía, el CCEC, el MUMU, la Biblioteca Provincial, 20 bibliotecas populares barriales, ocho librerías cordobesas y muchos otros espacios culturales de la Ciudad que suman globalmente 43 locaciones. Ver todos los lugares en este enlace

La Supermanzana resumió los stands de librerías e institucionales, carpas de grilla central y actividades diversas. En el Cabildo se concentraron las editoriales independientes nucleadas en el Espacio Baron Biza y las bibliotecas populares que dentro del ciclo La Biblio Te Cuenta, también tuvieron agenda en 20 puntos barriales, extendiendo la Feria a toda la trama urbana.

El Museo Metropolitano de Arte Urbano (MMAU) fue terreno para ciclos y espectáculos de platea joven como Jeta Brava, Subte, Sinfonía del Sentimiento, además de dos muestras, y actividades en torno a género y diversidad, y espectáculos varios. Muy cerca de Museo, pero al aire libre, tuvo lugar otra de las innovadoras acciones de esta edición, de la mano de Yendo, Poesía en Bici, una actividad que invitó a la comunidad a pasear en bicicleta, monopatín, roller o afines, en la zona del Parque Sarmiento, con cuatro paradas poéticas que pusieron en valor la producción e historia local del género. Ver más acá. Otra acción para conectar la Feria al flujo cotidiano de la Ciudad se vivió en los troles, donde pasajeras y pasajeros fueron sorprendidos por intervenciones artísticas en base a letras de nuestro popular cuarteto.

El CCEC fue escenario del Espacio Inclusivo que después de la hermosa experiencia del año pasado, en esta edición hizo posible un ámbito para sensibilizar y compartir información en torno a las distintas vivencias de personas con discapacidad. ؅Fue coordinado por Potenciate y Fundación Familias CEA. Ver más en este enlace. También programó una muestra de arte gráfico, entre otras actividades.

El Teatro Comedia, otro de los espacios culturales recientemente recuperados de la Ciudad, también fue nodo central de la Feria, con espectáculos de música, teatro, performances y presentaciones, en muchos casos a sala llena.

Ciclos. Se retomaron espacios consagrados, cruzando géneros, desde el ecosistema del libro y hacia otras disciplinas y experiencias culturales. Abordaron poesía, novela, historieta, nuevos lenguajes, jóvenes, feminismo, identidades, editoriales independientes, producciones del interior de Córdoba, mestizajes entre poesía y artes visuales, literatura y artes escénicas, o letras + música de la mano de slams, jams, recitales poéticos y más.
Ver más en este enlace.

Con todo, se termina otra Feria con tanto entusiasmo como para que el final de fiesta sea también un empezar a pensar la próxima, con nuevas ideas, proyectos y desafíos.

Comparte la noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram
Previous slide
Next slide
Previous slide
Next slide